Cerrar

Banner registro Emprenemjunts

¿Es la sostenibilidad una alternativa viable para nuevos modelos de negocio?

Noelia Hernández Sánchez, Directora de Hernández Sánchez Asesores

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Valencia

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Valencia

Publicado el martes, 09 de agosto de 2022 a las 07:30

Mostrar ampliado

Noelia Hernández

Noelia Hernández

La sostenibilidad es uno de los términos de moda en cualquier entorno emprendedor e innovador.

Mucho más cuando es uno de los condicionantes impuestos para conseguir financiación pública, especialmente de fondos europeos.

Pero, ¿es viable conseguir un nuevo modelo de negocio realmente sostenible? La respuesta es sí. Aunque vayamos más allá de lo evidente.

Hablar de sostenibilidad es mucho más que hablar de eficiencia energética.

Obviamente introducir soluciones innovadoras que reduzcan el consumo de combustibles y energía va a mejorar el impacto medioambiental de nuestra empresa y optimizará la cuenta de resultados en el medio plazo. Pero crear un modelo de negocio sostenible debe ser más ambicioso que introducir energía renovable o la sustitución de combustibles fósiles por alternativas verdes.

Sostenibilidad es el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social. ¿Por qué no entonces repensar lo que producimos y cómo lo producimos para mejorar nuestro impacto en estos tres ejes?

Este proceso de creación conllevará analizar todo nuestro ciclo de producción para identificar cómo podemos corregir o progresar hacia un nuevo modelo de negocio. Y esta será la clave: pensar en toda la cadena de valor y la vida de nuestros productos o servicios.

Hablar de sostenibilidad es mucho más que hablar de eficiencia energética

Los modelos sostenibles bien concebidos suelen disminuir el coste de vida de los productos y servicios que consumimos. Pensemos en el impacto económico, social y medioambiental que tiene un producto barato, de calidad limitada, que se ha producido en un país muy lejano, con unas condiciones de trabajo peores que las de Europa.

En primer lugar, tendremos el impacto medioambiental del transporte de ese producto, por las largas distancias para traerlo hasta nuestro territorio. Probablemente los materiales no serán los más sostenibles ni los más duraderos. Por lo tanto, su vida será bastante corta y tendremos que comprar un nuevo producto sustituto bastante pronto, aumentando el gasto medio por vida útil, los residuos y la producción de nuevos materiales, si no se reciclan. Además, el impacto social en nuestro territorio será limitado.

La concienciación de los consumidores será clave para la introducción de la sostenibilidad. Si solo nos guiamos por el precio de un producto, no valoraremos el resto de las variables que tendrán incidencia en el entorno económico, social y medioambiental. La preocupación creciente por nuestro entorno hace que cada vez haya más ciudadanos sensibilizados con el cuidado al medio ambiente.

La concienciación de los consumidores será clave para la introducción de la sostenibilidad

¿Y cómo puedo aplicarlo en mi proyecto empresarial? Pues mi experiencia me indica que prácticamente todas las empresas pueden hacerlo. A pesar de que en los últimos años parece que la innovación se ha reducido a lo digital, en los modelos sostenibles la creación va mucho más allá.

Si bien podemos aplicar herramientas predictivas que pueden mejorar el ciclo productivo, los materiales van a tener un protagonismo muy relevante en los modelos sostenibles. Aquí aparecen cuestiones como el diseño sostenible y la ecoinnovación. Mientras que en el primer caso, podríamos introducir mejoras en el aspecto o la forma de producir que mejoraran el impacto económico, social y medioambiental, en el segundo hablaríamos de introducir cambios disruptivos que cambiaran el aspecto medioambiental.

Como ejemplos, diseño sostenible sería sustituir los materiales por otros reciclables, como usar embalajes de cartón; conseguir producir usando menos materiales o energía, como introducir un sistema de reutilización del agua; o reducir los residuos que se generan, como producir cápsulas de detergente con materiales biodegradables.

Mientras, hablaríamos de econinovación, en el diseño de los motores de vehículos eléctricos o de hidrógeno verde o la producción de electrodomésticos que no utilizan gases contaminantes y tienen etiquetas energéticas eficientes.

Y si vamos un paso más allá, tendríamos que hablar de circularidad. En este estadio ya no solo reduciríamos el impacto medioambiental de nuestro modelo de negocio actual, sino que pasaríamos de un proceso de producción y consumo lineal, a uno circular. Aquí la clave serían las cuatro R: reducir, reparar, reciclar y reutilizar. Y este será el objetivo a medio plazo de la mayoría de los sectores económicos. Pero esto, lo dejamos para la siguiente temporada.

Noelia Hernández Sánchez, Directora de Hernández Sánchez Asesores, participó en el evento empresarial Focus Pyme y Emprendimiento Nuevos retos empresariales: sinergias territoriales y sostenibilidad, celebrado el 31 de mayo en COEVAL (Ontinyent).

5
1.703 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar