Cerrar

Banner registro Emprenemjunts

Cómo pedir una hipoteca: Todo lo que debes tener en cuenta

Si estás pensando en contratar una nueva hipoteca, te recomendamos estar preparado y conocer las principales claves.

Busconómico S.L.

Busconómico S.L.

Publicado el miércoles, 26 de diciembre de 2018 a las 19:18

Mostrar ampliado

Ampliar hipoteca

Ampliar hipoteca

 Si estás pensando en contratar una nueva hipoteca, te recomendamos estar preparado y conocer las principales claves que te exponemos en este artículo. De esa manera, estarás asegurándote de que consigues las mejores condiciones posibles y limitando los habituales abusos que tienen lugar en este tipo de contratos.

¿Cuánto dinero necesitas realmente?

A menudo, cuando nos planteamos contratar una hipoteca, únicamente pensamos en el precio de compra de la vivienda y el máximo importe que nuestro banco está dispuesto a concedernos. Sin embargo, existen muchos otros costes añadidos que debes tener en cuenta y que deberían ser incluidos en tu cómputo global antes de acudir al banco a pedir el dinero.

De lo contrario, podrías encontrarte con una serie de gastos imprevistos para los que quizá no tengas liquidez suficiente.

Coste de la tasación pericial del inmueble

Con el fin de contratar la hipoteca, siempre se procede a disponer de los servicios de un perito, el cual tasa el valor del inmueble.

Verificación de la propiedad en el registro

Incluso aunque no fueras a pedir una hipoteca, es imprescindible verificar que el inmueble pertenece a la persona que dice ser su dueño, así como comprobar que no tiene cargas ocultas no declaradas por éste.

Coste del estudio de viabilidad

La entidad bancaria lleva a cabo un estudio de viabilidad con carácter previo a la concesión de la hipoteca. Dicho estudio se repercute al cliente en forma de comisión.

Minuta del notario para la constitución de la hipoteca y escrituras de la compraventa

Hoy en día, es inconcebible proceder a la compraventa de un inmueble y la contratación de una hipoteca sin pasar por el notario. Sus honorarios suelen ser considerablemente elevados, si bien aportan una gran seguridad jurídica.

Comisión bancaria de apertura

Tras el estudio de viabilidad, también se suele aplicar una comisión por la concesión del préstamo hipotecario y la apertura de la posición deudora del cliente.

Comisión bancaria por disposición del capital

Este tipo de comisiones deberían ser evitadas a toda costa. Su aplicación puede tener lugar con motivo de la transferencia del importe recibido o bien el cobro en efectivo del mismo al presentar un cheque.

Comisión bancaria de compensación por riesgo del tipo de interés

Este tipo de comisión podría estar en entredicho después de la sonada anulación de las cláusulas suelo.

Básicamente, se incluye en los contratos de hipoteca a interés fijo. Tiene como propósito proteger al banco en caso de que los tipos de interés del dinero se eleven de una forma muy pronunciada. Obviamente, esto supone un beneficio para el cliente y un perjuicio para el banco. No obstante, por ese motivo se ha contratado una hipoteca a interés fijo, al fin y al cabo.

Se trata de un coste al que no tendrás que hacer frente si las circunstancias no lo requieren pero conviene que lo tengas presente si ése es tu caso.

Impuesto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas

El ITPO de aplica en caso de compraventa de inmuebles de segunda mano y el sujeto pasivo es el adquiriente del inmueble. Dependiendo de la comunidad autónoma en la que te encuentres, puede tener un importe u otro.

Impuesto sobre el Valor Añadido

Finalmente, las viviendas de nueva construcción están gravadas por el IVA. Si estás pidiendo una hipoteca para comprar un inmueble a estrenar, tendrás que hacer frente a este coste.

¿Te conviene más tipo de interés fijo o variable?

Las entidades financieras llevan ya una buena temporada fomentando la contratación de hipotecas a interés fijo entre sus clientes.

El miedo a una hipotética subida de los tipos de interés ha hecho que muchas personas prefieran refugiarse en la seguridad de un tipo fijo.

El problema es que los bancos están abusando de la situación, planteando tipos de interés fijo excesivamente elevados e incluso estableciendo una segunda etapa de tipo de interés variable. De esa manera, intentan beneficiarse de la previsible subida del tipo de interés dentro de unos años, sin perder los beneficios asegurados de un tipo fijo actual.

No hay manera de conocer la evolución del mercado. No obstante, lo recomendable es contratar hipotecas a tipo fijo a muy largo plazo –sabiendo que pagarás de más durante los primeros años- o bien contratar hipotecas a tipo variable para periodos relativamente cortos.

Comparativa de las condiciones ofrecidas por las distintas entidades

El tipo de interés es, probablemente, el factor que más debería pesar en tu decisión. Su traducción anualizada o TAE te permitirá comparar las distintas opciones ofrecidas por las entidades bancarias.

Ahora bien, no todo se reduce a conseguir una TAE reducida.

Existen muchos otros factores que debes tener en cuenta y que pueden suponer un encarecimiento de la operación pese a disponer de una TAE razonable. No nos estamos refiriendo a las comisiones que ya te hemos descrito en el primer apartado, sino a otro tipo de factores que suelen pasarse por alto.

A mayor plazo, más baja la TAE pero más intereses terminarás pagando

Muchas entidades ajustan la TAE en función de la duración del periodo de amortización. Esto genera la apariencia de que el interés resulta más barato pero lo cierto es que, a la larga, acabaremos pagando más intereses de forma global.

A mayor plazo, menor cuota mensual pero más intereses terminarás pagando

Lo mismo ocurre con las cuotas mensuales a pagar.

A priori, lo recomendable es limitar el plazo de devolución a aquel en el que nos sintamos cómodos pero sin extenderlo de forma artificial, sólo por el hecho de disponer de más dinero el mes para otros gastos.

Lo que no te recomendamos es establecer un plazo demasiado apurado. Si te surge algún problema de liquidez, podrías tener serios problemas.

Ten en cuenta otros servicios o vinculaciones adquiridas

Muchas hipotecas implican la domiciliación de la nómina, la contratación de seguros y planes de pensiones, así como el uso de las tarjetas de crédito por unos importes anuales mínimos; entre muchas otras cosas.

Este tipo de servicios suponen un compromiso y, en algunos casos, un gasto extra que quizá podrías ahorrarte o minimizar mediante su contratación con un tercero.

Sopésalos adecuadamente, antes de dejarte llevar por un tipo de interés aparentemente atractivo.

Confiamos en que estos factores te ayuden a contratar una hipoteca en las mejores condiciones y te permitan evitar los problemas que tantos consumidores han tenido en el pasado.

 

5
visitas hoy 2 · visitas total 1.087

Usuario: Busconomico

Empresa: Busconómico S.L.

Canal: Páginas naranja

Fecha publicación: 26/12/2018 19:18

Url: http://paginasnaranja.emprenemjunts.es/?op=8&n=17581

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar